Oído de nadador: cómo prevenirlo en 5 pasos

Publicado en:
Oído de nadador
En este artículo encontrarás

El oído de nadador, también conocido como otitis externa aguda u otitis externa, es una infección del canal auditivo externo.

Ocurre típicamente cuando el agua queda atrapada en el oído después de nadar, creando un ambiente húmedo que promueve el crecimiento de bacterias o hongos.

El oído de nadador es más común en nadadores, pero también puede afectar a personas que están expuestas al agua con frecuencia o tienen una humedad excesiva en los oídos.

¿Cómo ocurre?

El oído de nadador ocurre típicamente cuando el agua queda atrapada en el canal auditivo, creando un ambiente húmedo que promueve el crecimiento bacteriano o fúngico.

Aquí hay una explicación más detallada de cómo ocurre el oído de nadador:

Humedad en el oído

Cuando el agua entra en el canal auditivo mientras se nada, se baña o incluso se suda, puede quedar atrapada dentro.

Esta humedad crea un ambiente que puede ablandar y romper la capa protectora de piel que recubre el canal auditivo, facilitando la invasión de bacterias o hongos.

Piel dañada

Los factores externos, como la limpieza excesiva del canal auditivo con hisopos de algodón, rascarse el oído con objetos afilados o usar auriculares o tapones para los oídos que irritan la piel, pueden causar pequeñas abrasiones o cortes en la piel que recubre el canal auditivo.

Estas aberturas proporcionan un punto de entrada para las bacterias o los hongos.

Infección bacteriana o fúngica

La presencia de humedad y piel dañada crea las condiciones ideales para el crecimiento excesivo de bacterias o hongos.

Los patógenos comunes responsables del oído de nadador incluyen Pseudomonas aeruginosa, Staphylococcus aureus y Candida albicans.

Estos organismos se multiplican y causan infección, lo que conduce a los síntomas asociados con el oído de nadador.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Varios factores pueden contribuir al desarrollo del oído de nadador.

Aquí se presentan los factores de riesgo asociados con esta condición:

Natación o exposición a la humedad

La exposición prolongada al agua o la humedad en el oído puede aumentar el riesgo de desarrollar oído de nadador.

La presencia de agua en el oído crea un ambiente húmedo que promueve el crecimiento bacteriano o fúngico.

Piel dañada en el canal auditivo

Cualquier ruptura o daño en la piel que recubre el canal auditivo puede aumentar el riesgo de infección.

Esto puede ocurrir debido a la limpieza del oído con objetos como hisopos de algodón o horquillas, al rascarse el canal auditivo con objetos afilados o a la irritación causada por los audífonos o los tapones para los oídos.

Humedad y calor

Los ambientes cálidos y húmedos pueden contribuir a la sudoración excesiva y a la humedad en el oído, creando un caldo de cultivo ideal para las bacterias o los hongos.

Obstrucción del canal auditivo

Los objetos que obstruyen el canal auditivo, como los tapones para los oídos, los audífonos o el exceso de cerumen, pueden atrapar agua y humedad en el oído, lo que aumenta el riesgo de infección.

Afecciones de la piel y alergias

Ciertas afecciones de la piel, como el eczema, la psoriasis o las reacciones alérgicas, pueden hacer que la piel del canal auditivo sea más susceptible a las infecciones.

La irritación y la picazón asociadas a estas afecciones pueden provocar un aumento del rascado o el daño de la piel.

Traumatismo o lesión

Las lesiones en el canal auditivo, como los arañazos causados por el uso de hisopos de algodón o los traumatismos causados por objetos extraños, pueden crear puntos de entrada para las bacterias o los hongos, lo que aumenta el riesgo de infección.

Antecedentes de oído de nadador

Si ha tenido oído de nadador anteriormente, es más propenso a desarrollarlo de nuevo en el futuro.

Sistema inmunitario debilitado

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados, como las que padecen diabetes, VIH/SIDA o que se están sometiendo a quimioterapia, tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, incluido el oído de nadador.

¿Cuáles son los síntomas del oído de nadador?

Los síntomas del oído de nadador pueden variar en gravedad, pero a menudo incluyen:

Dolor de oído

El oído de nadador suele causar un dolor intenso, que puede variar desde un ligero malestar hasta un dolor severo, agudo o punzante.

El dolor puede empeorar cuando se toca el oído o cuando se aplica presión en la zona.

Picor o irritación

El canal auditivo infectado puede picar, y puede haber una sensación general de malestar o irritación en el oído.

Enrojecimiento e hinchazón

El canal auditivo externo puede aparecer enrojecido e hinchado.

El lóbulo de la oreja o los ganglios linfáticos cercanos también pueden estar hinchados.

Drenaje o secreción

El oído de nadador puede hacer que el oído produzca una secreción transparente, amarilla o purulenta. Esta secreción puede tener un olor desagradable.

Audición amortiguada o disminuida

Debido a la hinchazón y a la presencia de líquido o secreción en el canal auditivo, la audición puede verse afectada.

Los sonidos pueden parecer amortiguados y puede haber una sensación de plenitud en el oído afectado.

Movimiento de mandíbula disminuido o doloroso

En algunos casos, la infección y la inflamación asociadas pueden afectar a la articulación temporomandibular (ATM), lo que puede provocar dolor, dificultad para abrir la boca completamente o molestias al masticar.

¿Cómo se trata el oído de nadador?

A continuación, se presentan algunos pasos para tratar el oído de nadador:

Mantener el oído seco

El primer paso para tratar el oído de nadador es mantener seco el oído afectado.

Evite nadar o exponer el oído al agua hasta que la infección haya desaparecido.

Puede usar una bola de algodón recubierta de vaselina o un tapón para oídos a prueba de agua para proteger el oído durante las duchas o baños.

Usar gotas para los oídos

Se pueden usar gotas para los oídos de venta libre específicamente diseñadas para tratar el oído de nadador.

Estas gotas para los oídos suelen contener una combinación de antibióticos para combatir la infección y un corticosteroide para reducir la inflamación y aliviar el dolor.

Siga las instrucciones del embalaje del producto o consulte a un profesional de la salud para un uso adecuado.

Limpiar el canal auditivo

Limpie suavemente el canal auditivo para eliminar cualquier residuo o secreción.

Puede usar un paño suave y húmedo o una mezcla de partes iguales de vinagre blanco y alcohol isopropílico para limpiar suavemente la parte externa del oído.

Tenga cuidado de no insertar ningún objeto en el canal auditivo.

Controlar el dolor y las molestias

Los analgésicos de venta libre como el acetaminofén o el ibuprofeno pueden ayudar a controlar el dolor asociado con el oído de nadador.

Siga las instrucciones de dosificación recomendadas y consulte con un profesional de la salud si tiene alguna inquietud o si el dolor persiste.

Reposo y compresas de calor húmedo

Dejar que el oído descanse y usar compresas calientes puede ayudar a reducir las molestias y promover la curación.

Aplique una compresa tibia en el oído afectado durante 10 a 15 minutos varias veces al día.

Consultar a un profesional de la salud

Si los remedios de venta libre y las medidas de autocuidado no mejoran los síntomas en unos días o si los síntomas empeoran, es recomendable consultar a un profesional de la salud.

Pueden proporcionar un diagnóstico adecuado y pueden prescribir gotas para los oídos o antibióticos orales más fuertes si es necesario.

Cómo prevenir el oído de nadador en 5 pasos

Aquí hay cinco pasos para ayudar a prevenir el oído de nadador:

1.      Secar los oídos correctamente

Después de nadar o de cualquier exposición al agua, asegúrese de secarse los oídos a fondo.

Incline la cabeza hacia cada lado para permitir que el agua se drene y seque suavemente el oído externo con una toalla suave.

También puede usar un secador de pelo a temperatura baja para ayudar a evaporar cualquier resto de humedad.

2.      Evitar insertar objetos en los oídos

Nunca inserte hisopos de algodón, horquillas ni ningún otro objeto en los oídos, ya que pueden dañar el delicado revestimiento del canal auditivo y aumentar el riesgo de infección.

En su lugar, use un paño limpio o un pañuelo para limpiar suavemente la parte externa de los oídos.

3.      Usar tapones para los oídos o un gorro de baño

Cuando nade, considere usar tapones para los oídos o un gorro de baño para evitar que el agua entre en los oídos.

Los tapones para los oídos están disponibles en varias formas, incluidas las opciones personalizadas, y pueden proporcionar una barrera eficaz contra la entrada de agua.

4.      Evitar nadar en aguas contaminadas

Trate de evitar nadar en áreas donde es probable la contaminación del agua, como piscinas abarrotadas o cuerpos de agua contaminados.

Estos pueden introducir bacterias y otros contaminantes en el canal auditivo, lo que aumenta el riesgo de infección.

5.      Usar gotas preventivas de venta libre

Ciertas gotas para los oídos de venta libre, a menudo denominadas gotas para el oído de nadador, pueden ayudar a prevenir infecciones.

Estas gotas suelen contener una mezcla de alcohol y ácido acético que crea un ambiente desfavorable para el crecimiento bacteriano.

Después de nadar, coloque unas gotas en cada oído para ayudar a evaporar el exceso de humedad e inhibir el crecimiento de bacterias.

Consejos adicionales para mantener sus oídos limpios

Cuidar sus oídos es esencial para mantener una buena salud auditiva.

A continuación, se presentan algunos consejos para mantener sus oídos saludables:

Proteja sus oídos

Evite la exposición a ruidos fuertes, como música o maquinaria a alto volumen, sin la protección auditiva adecuada.

La exposición prolongada a sonidos fuertes puede dañar las delicadas estructuras de sus oídos y provocar pérdida auditiva.

Use tapones para los oídos o protectores auditivos cuando realice actividades ruidosas.

Limpie sus oídos correctamente

Los oídos son auto limpiantes y, por lo general, el canal auditivo externo no requiere una limpieza profunda.

Use un paño húmedo para limpiar suavemente la parte externa de sus oídos.

Evite insertar hisopos de algodón o cualquier otro objeto en el canal auditivo, ya que puede empujar la cera más profundamente y dañar el tímpano.

Mantenga una higiene adecuada de los oídos

Mantenga sus oídos secos y libres de exceso de humedad.

Después de nadar o ducharse, incline la cabeza hacia cada lado para permitir que el agua drene.

Use una toalla suave para secarse los oídos suavemente, evitando la inserción en el canal auditivo.

Tenga cuidado con las soluciones de limpieza de oídos

Si siente que sus oídos están excesivamente bloqueados con cerumen, consulte a un profesional de la salud para obtener orientación.

Es posible que le recomienden gotas para los oídos específicas o técnicas de irrigación para eliminar de forma segura la acumulación de cerumen.

Evite la eliminación de cerumen de bricolaje

Es importante evitar el uso de técnicas de eliminación de cerumen de bricolaje, como velas para los oídos u otros remedios caseros.

Estos métodos pueden causar lesiones, dañar el canal auditivo o empeorar la situación.

Busque ayuda profesional para una eliminación segura de cerumen si es necesario.

Sea consciente de las alergias y los irritantes

Ciertas alergias o irritantes pueden afectar sus oídos.

Esté atento a cualquier reacción alérgica, como picazón, hinchazón o enrojecimiento, y evite la exposición a alérgenos conocidos.

Si sospecha una reacción alérgica, consulte a un profesional de la salud para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Conclusión

El oído de nadador, también conocido como otitis externa, es una infección que afecta el canal auditivo externo.

Comúnmente ocurre debido a la exposición prolongada al agua, lo que permite que las bacterias o los hongos ingresen y se multipliquen en el canal auditivo.

Los síntomas del oído de nadador pueden incluir dolor de oído, picazón, enrojecimiento, hinchazón y drenaje.

El diagnóstico y tratamiento oportuno, como gotas para los oídos antibióticas o antifúngicas, puede ayudar a aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.

Las medidas preventivas como mantener los oídos secos, evitar el uso de hisopos de algodón y usar tapones para los oídos en el agua pueden reducir el riesgo de oído de nadador.

Si sospecha que tiene oído de nadador o cualquier infección de oído, se recomienda consultar a un profesional de la salud para una evaluación y tratamiento adecuados.

Preguntas Frecuentes

¿Qué es el oído de nadador?

El oído de nadador, también conocido como otitis externa, es una infección o inflamación del canal auditivo externo que generalmente es causada por el agua que queda atrapada en el oído.

¿Cuáles son los síntomas comunes del oído de nadador?

Los síntomas del oído de nadador incluyen dolor de oído, picazón, enrojecimiento, hinchazón, secreción, audición amortiguada y una sensación de plenitud en el oído.

¿Cómo se puede prevenir el oído de nadador?

Para prevenir el oído de nadador, debe mantener los oídos secos, evitar nadar en aguas contaminadas, usar tapones para los oídos o un gorro de baño y secarse los oídos a fondo después de nadar o ducharse.

¿Cómo se trata el oído de nadador?

El tratamiento para el oído de nadador a menudo incluye gotas para los oídos antibióticas para combatir la infección, analgésicos y mantener el oído seco. En casos graves, se pueden recetar antibióticos orales.

¿El oído de nadador es contagioso?

No, el oído de nadador no es contagioso. Está causado por bacterias u hongos que ya están presentes en el medio ambiente.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Síguenos en Google Noticias

Artículos relacionados

Espinillas en las Orejas

Los 6 remedios caseros más eficaces para las espinillas en los oídos respaldados por la ciencia

Las espinillas en las orejas pueden ser dolorosas y molestas. Pero antes de recurrir a químicos fuertes, explora estos remedios naturales, ¡probados por su efectividad para tratar las espinillas en …

Leer el artículo icon left
Granos en la Oreja

Granos en la Oreja versus quistes en el oído: una guía definitiva

Cuando se trata de afecciones de la piel, distinguir entre espinillas y quistes en el oído puede ser confuso. Ambos pueden ser antiestéticos e incómodos, pero tienen causas, tratamientos e …

Leer el artículo icon left
Alergias

¿Pueden las Alergias Causar Dolor de Oídos?

Cuando las alergias llaman a tu puerta, no solo traen los síntomas familiares de estornudos y ojos irritados. Sorprendentemente, estos huéspedes no deseados pueden extender su alcance para crear molestias …

Leer el artículo icon left
icon top